sábado, 7 de febrero de 2009

Insanas relaciones

Lo abrazaba y dolía...

y apretaba más...

En la vereda
del sufrimiento
todo parecía verde.

Y desde fuera
sangraba.

Y desde fuera
caía.

Tan nítido,
indudable,
manifiesto y
cristalino,
para algunos.

Obvio y evidente
para otros.

Y lo veía venir y corrió en pos.

Tan nítido,
indudable,
manifiesto y
cristalino,
para algunos.

Obvio y evidente
para otros.

Y lo veía venir y no rectificó.

Y no había vuelta atrás.

Y congeló en lágrimas,
sufrimiento,
desesperación,
y realidad.

Y por fin...
terminó.

4 comentarios:

Murphy White dijo...

Buenos poemas... Te seguiré leyendo y haré las críticas más perversas (todo sea para ser tu "prologuista").
Un beso!

Fernando dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Fernando dijo...

Gracias por molestarte en leerlos, y por tu apreciación. Me alegrará que hagas críticas. Me encanta aprender.

De tu comentario hace mucho, más hace que no me pongo a escribir. Ya sabes, hay momentos y momentos.

De todas formas, mira por donde, tu crítica, esta vez positiva, me alienta a seguir adelante en esto.

Gracias.

Carlos Temperán dijo...

oleeeeee

mas gustao con tus poemassss

Carlos"er gallego" en barna
nos hablamos besos